SINGLE POST

Cuidamos de nuestras gallinas

October 19, 2020

Siempre nos ha gustado tener y cuidar gallinas. Pensamos que son unos animales especiales que nos acompañan y forma parte de la vida indispensable de una masía. 

Las gallinas ponederas no sólo nos dan huevos, si no que además se comen los restos de comida vegetal orgánica que no aprovechamos nosotros. A la vez, los restos que ellas no se comen los aprovechan las lombrices rojas, que nos generan humus de lombriz, y que a su vez, ya descompuesto lo usamos para enriquecer de materia orgánica nuestros bancales. Así se forma un ciclo en el que todos salimos beneficiados. 

Nos gusta mucho vivir cerca de las gallinas, por eso diseñamos un gallinero precioso con maderas recicladas y lo situamos cerca de casa. Así, cada día, las visitamos, les damos los restos vegetales, les echamos cereal ecológico y vamos cambiándoles el agua de beber bien fresca. 

En este proceso es fantástico poder recoger sus huevos. Para mis hijas es un momento mágico y les sirve para sentirse que forman parte de un proyecto. Valoramos su esfuerzo y respetamos sus ciclos.

 

 

En el diseño de gallinero, pensamos en colocar unos ponederos por los que poder recoger externamente los huevos a través de unas cajas con unas puertas abatibles. Es bastante práctico y queda precioso. Así, si hay alguna gallina poniendo no la molestas ya que la puerta está por detrás.

La limpieza nos la vamos turnando, recogemos a menudo las virutas de madera y paja, donde hacen sus necesidades, que también nos servirán para abonar los huertos.

En un rincón del corral al aire libre tenemos un arenero, al cual también le añadimos cenizas, donde ellas van a limpiarse de posibles parásitos. ¡Les encanta!.

Por otro lado, son muy juguetonas y les gusta subirse a palos y troncos que les hemos puesto en el interior del corral.

Por suerte tienen una zona sombreada por un seto, un albaricoque y un manzano y también otra soleada para los días de frío.

Cuando nos ven llegar con el cubo de los restos corren hacia la puerta muy contentas y emocionadas para ver cada vez que les llevamos. Aunque el momento que más disfrutan es el rato que las dejamos campar por fuera del corral, pero dentro de la zona del huerto vallado (así no les molestan el resto de animales de casa) y se van a buscar y picotear hierbas e insectos de la tierra.

Lo más importante a la hora de diseñarles el espacio fue todo el tema del aislamiento exterior, sobre todo enterrando bien la malla de gallinero, para evitar el ataque de animales, sobre todo de noche. Esto lo tuvimos muy presente ya que hace años ya tuvimos un ataque de un zorro.

Un amigo carpintero nos ayudó crear todo el gallinero y nos hizo unas ventanas circulares muy divertidas. Aquí os dejo unas imágenes.

 

 

 

Please reload

​© 2020 CanBarata.com. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now